iMentor

Necesita usted muchos gigas y extra de hercios. La dependienta, sonrisa de mentira malviviendo bajo un maquillaje barato, mencionó también algo sobre millones de píxeles. No olvide las «apepés» más novedosas; bájese esto, instálese aquello. Disfrute de su nuevo terminal con iMentor; es gratis, y aquí puede leer en detalle su desorbitada cuota mensual.

Así mi primer móvil con iMentor se coló entre mis dedos sin quererlo ni beberlo, bajo la garantía de no tener que apagarlo nunca más desde entonces en adelante. Bienvenido a la obligatoria vida digital, al otro planeta Tierra donde la gente habita entre nubes de wifi y con los pies lejos del suelo. Este es su regalo, su poción mágica. «Me gusta».

Desde entonces iMentor es el apartamento donde vivo, iMentor es la comida saludable y de diseño que me llevo a la boca, siempre que mi empleo –sugerido por iMentor– me da un respiro para comer. iMentor son mis zapatos nuevos, el blanco arena del dormitorio, los blockbusters que más me gustan, las gafas con montura de alambre. iMentor es mi cita perfecta, es Penélope, una chica fuerte, honesta, pero con ese toque alocado. iMentor votó por mí el domingo, iMentor dejó de fumar, iMentor quiso aprender mandarín por eso de los vaivenes de la inestable economía mundial.

iMentor es la persona que mi ego real siempre persiguió y jamás alcanzó. Es mi existencia recodificada para extraerle todo fin, toda aspiración insustancial. Es la bienvenida vacuidad. «Tal que así iMentor manifiesta de forma sucinta y mediante documentación oficial que, por el bien de la igualdad y el bienestar común, nuestros datos serán eternos».

[Memoria interna llena.]

Hoy martes iMentor se ha desconectado. Animado por una tímida curiosidad, he vuelto a pasar unas horas en la otra vida. Al contrario de lo que ocurría con el software, he generado por mi cuenta otra clase de datos que no ocupan lugar alguno, aunque sin duda su extensión me parece infinita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: